hit
counter
COLUMNAS: Vaivén Político
Miguel Luna
Miguel Luna
Reportero y cronista radiofónico
Marzo 15, 2017

Barbosa, el Judas del PRD

La desprestigiada clase política no tiene vergüenza. A pesar de que la imagen que proyectan los gobernantes, políticos y legisladores esta por los suelos, siguen haciendo de las suyas.

El caso de Miguel Barbosa es un claro ejemplo de que sus ambiciones no tienen límite. Y hay que decirlo con todas sus palabras, el senador del PRD es un traidor y oportunista que busca como seguir viviendo del presupuesto.

No obstante, que el ex coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado destapó el año pasado a Miguel Ángel Mancera como el “único” candidato de su partido a la presidencia de la república y le brindó todo su apoyo, en días recientes reculó y decidió darle “una puñalada trapera”.

El problema no es que Barbosa haya cambiado de opinión, está en su derecho; el problema no es que ya no quiera apoyar al jefe de gobierno; el problema es que siendo uno de los líderes del partido del Sol Azteca decide apoyar al eterno aspirante presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

En su viraje político, Barbosa se lleva entre las patas a su partido. ¿Cómo es posible que el coordinador del PRD en el Senado apoye a la oposición y en qué cabeza cabe hacerlo público? y no solo eso, regocijarse por el anuncio. Dijera el clásico: ¡no se ría senador!

Lo más increíble de toda esta tragicomedia perredista es que, después de su escandalosa revelación de apoyar al acérrimo rival del PRD, el político poblano buscó aferrarse a la coordinación perredista en la Cámara Alta. No la quería dejar. Obvio, no solo pierde presencia mediática, también deja de cobrar como coordinador parlamentario.

Varias pueden ser las razones por las que Miguel Barbosa Huerta pensó en retirarle su apoyo a Mancera y dárselo a AMLO, no obstante, hay dos visibles y muy claras, la debacle electoral del PRD y la búsqueda de un cargo de elección popular en otro partido, sin dejar de cobrar en el suyo.

Nadie duda que al partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas no le vaya nada bien en los comicios de este año y del 2018. Se convertirá, si bien le va, en la cuarta fuerza política a nivel nacional. No solo se ve muy complicado que gane la elección presidencial, además será muy difícil que obtenga triunfos distritales, por lo que muy pocos perredistas llegarán al senado, a la cámara de Diputados e incluso al nuevo congreso de la Ciudad de México.

Desde esa perspectiva, Barbosa seguramente quiere salvar el pellejo y busca acomodarse en otra organización política que si le pueda garantizar un espacio, quizá en el recinto legislativo de San Lázaro. No lo criticamos por eso, lo criticamos porque lo más ético hubiera sido que renunciara a la militancia perredista y por ende a la coordinación de su partido en el Senado, como lo han hecho otros militantes de este partido.

Ahora Barbosa está suspendido de sus derechos partidistas y dejará de ser líder parlamentario del PRD, pero también está a punto de quedarse como “el perro de las dos tortas” ni con una ni con otra. Y es que a la fecha, López Obrador no lo ha invitado a unirse a su proyecto alternativo de nación. Al parecer tampoco es bienvenido en las filas de Morena.

Por cierto….

Jefa o jefe de gobierno. A propósito del Día Internacional de la Mujer, que se conmemoró este 8 de marzo, por primera vez, en la reciente historia electoral de la Ciudad de México, podría darse el caso de que puras mujeres contiendan por la jefatura de gobierno. Por el PAN, la más visible es Xóchitl Gálvez, actual jefa delegacional en Miguel Hidalgo, en el PRD, todo apunta a que la candidata será la dirigente nacional de este partido, Alejandra Barrales, por Morena, Claudia Sheinbaum, delegada en Tlalpan podría ser la abanderada y en el PRI, la titular de la Sedatu, Rosario Robles, es la mencionada, eso sin contar que Movimiento Ciudadano podría postular a Esthela Damián.