hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
Abril 7, 2017

Don´t panic…

Que no cunda el pánico dirían los coloquiales ante la presidencia de los Estados Unidos. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca luego de una campaña cargada de odio e insultos a los mexicanos, que no auguraba nada bueno para México, hoy tiene varios frentes abiertos.

Lo que prometía ser una relación binacional complicada por decir lo menos ante la amenaza de cancelar el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, un impuesto transfronterizo de 30 por ciento, de deportar a once millones de indocumentados y de incitar un clima de odio antimexicano, hasta ahora cuando han transcurrido 78 días las promesas de campaña se han quedado en eso.

Y es que Donald Trump ha abierto infinidad de  frentes y no todo ha sido ganar. El frentazo ante el congreso con su propuesta de reforma de la ley de salud conocida como Obamacare, la investigación de la conexión rusa, el retroceso que han tenido las órdenes ejecutivas que comenzó a firmar como si fueran autógrafos, poco a poco se han enfrentado con la realidad. El presidente de los Estados Unidos tiene contrapesos en el Congreso y en el Sistema Judicial. El tema más emblemático, como la prohibición a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana a viajar a los Estados Unidos que fue frenado por la orden de un juez.

Hoy las relaciones entre México y los Estados Unidos pasan por un impasse como dicen los diplomáticos. El tema renegociación del TLCAN va de acuerdo a los tiempos. La secretaría de Economía de Ildefonso Guajardo trabaja desde hace rato con los temas y se tiene la esperanza que una apertura y renegociación será benéfico para México.

La construcción del Muro muy grande y bonito enfrenta los retos de los costos, su trazado, la complicación de los terrenos privados por donde pasaría.

La extradición de los once millones de indocumentados va a un ritmo similar bajo la administración Obama.

El impuesto transfronterizo no se ha fijado ni implementado ante las afectaciones de empresas y consumidores de los Estados Unidos.

Ante todos estos hechos concretos, la producción y exportación de automotores el mes de marzo se ampliaron a tasas por encima del 30 por ciento. Se armaron 364 mil vehículos, se exportaron 267 mil.

Las remesas si bien bajaron en febrero unos cinco millones de dólares respecto a enero, siguen en cifras récord de poco más de dos mil millones de dólares mensuales.

EL número de mexicanos que busca cruzar la frontera de manera ilegal ha bajado pero no es ante el miedo a la políticas de Trump, sino a otras razones económicas que ya se venían aplicando desde antes, los indocumentados centroamericanos son los que han aumentado.

Ante los frentes que ha abierto la administración Trump, se agrega el bombardeo con misiles Tomahawk a Siria, algo que había evitado el presidente Obama, pero que hoy a Trump les funciona bien porque le da algunos puntos buenos de los negativos que ha acumulado. ¿Habrá sido a propósito? Es pregunta.