hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
enero 18, 2019

El Ejército en la cocina

Termina la segunda semana de desabasto de gasolinas en la Ciudad de México y zona conurbada y la tercera en los estados del centro de la República. El robo a las gasolinas comienza a revelar redes muy sofisticadas que parten de la dirección de Petróleos Mexicanos y permea hacia abajo. Hasta el momento sujetos a investigación el equipo de militares encabezado por el general Eduardo León Trauwitz, hombre cercano al expresidente Enrique Peña Nieto.

El equipo encabezado por el general tenía la tarea precisamente de vigilar que no hubiera hurto de combustibles en la paraestatal, sus ductos, barcos y pipas. La estrategia de cerrar ductos que son ordeñados y transportar el combustible en pipas tiene varios ángulos.

Uno es más caro que hacerlo por ductos, pero ante la emergencia no había opción. El otro es la compra de 500 pipas de 60 mil litros y la contratación de choferes con un sueldo de 29 mil pesos más prestaciones. Se reportan ya largas filas en la puerta 3 del campo militar #1 en los Avenida Conscripto, el sueldo es atractivo, aunque el riesgo y la responsabilidad es grande.

En el camino a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador no era muy bien visto en algunos mandos militares por su discurso en contra del Ejército, lo veían como una amenaza. Anunció que regresaría a los soldados a los cuarteles y disolvió en el organigrama al cuerpo de los guardias presidenciales.

Hoy la realidad es otra, el Ejército Mexicano tiene un papel preponderante en el nuevo gobierno. Lo mismo se le encarga construir el nuevo aeropuerto en Santa Lucía, que vigilar los ductos y llevar el control de las pipas que salen a repartir su cargamento y formar la Guardia Nacional.

Hoy se agrega la tarea de contratar a los dos mil conductores y controlar la operación de pipas, algo que manejaba casi en exclusiva el Sindicato Petrolero de Romero Deschamps. Además, el Ejército se encargará de formar y dirigir a la Guardia Nacional, lo que es una clara militarización de nuestro país.

Las advertencias de lo que podría pasar si se le da los militares las atribuciones para poder actuar como policía, algo que sin duda no es su tarea. Esto lo que demuestra es el fracaso de los últimos 12 años en la formación de una policía federal y la falta de la profesionalización de las policías estatales.

Hoy el Ejercito mexicano, institución muy querida y respetada, está hasta en la cocina, porque sencillamente las políticas contra la delincuencia han sido un fracaso y hoy no hay de otra.

Redamf21.com