hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
octubre 22, 2018

El porqué de los aumentos a gasolinas

Si usted visitó una gasolinería el fin de semana se dio cuenta que los precios han aumentado de 19.60 el litro de Magna, a principios de septiembre, a los más de 20 pesos este domingo, hoy le cuesta más llenar el tanque. El litro de gasolina Premium costaba 20.98 hace mes y medio, hoy 21.35 pesos, un peso con 40 centavos más.

Los precios del barril de petróleo se dispararon a principios del mes de octubre. La mezcla mexicana de exportación que vende Pemex, principalmente a los Estados Unidos, llegó a un máximo de 77.73 dólares, por encima de lo que se esperaba para este año, luego comenzó a bajar hasta los 68.41 dólares de este viernes.

Desde enero del 2016 cuando fue el gasolinazo y los precios se dispararon, Hacienda liberó las importaciones, fijó un precio máximo y estableció una fórmula basada en cuatro componentes: el precio de referencia, el IVA, los costos de distribución y logística y finalmente el IEPS, Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios. Este impuesto es el que le da espacio a la Secretaria de Hacienda a recaudar más y a estabilizar el precio al consumidor. Antes de esta fórmula en el 2015, la recaudación por las gasolinas fue de 30 mil 321 millones de pesos, en el 2017 saltó a 284 mil 432 millones de pesos y se espera este año sume 258 mil 633 millones. Si el estímulo disminuye, Hacienda recauda más y el automovilista paga más, tal es el caso hoy en las gasolinerías, el estímulo fiscal es el más bajo del año.

Para evitar gasolinazos, Hacienda mueve el IEPS para arriba y para abajo. Hoy los automovilistas absorbemos el 71 por ciento del impuesto y Hacienda el 29 por ciento de la Magna. Esto en pesos se traduce a un estímulo fiscal de 1.33 pesos el litro y pagamos 3.55 pesos en el impuesto en mayo pagábamos 1.12 pesos de IEPS.

En Resumidas Cuentas, la Secretaria de Hacienda le dio un apretón al IPES para recaudar más al cierre del año, con lo que el litro de Magna que consumimos el 90 por ciento de los usuarios supera ya los 20 pesos. Con las declaraciones contradictorias del gabinete del presidente electo no sabemos claramente cómo se manejarán los precios y los ajustes. AMLO prometió no gasolinazos, que los precios bajarán por el tercer año.

Carlos Urzúa, el próximo secretario de Hacienda dijo que las gasolinas subirán en términos nominales, pero queda constante en términos reales con la inflación. Si esto es así, en enero los precios tendrían que subir un cinco por ciento de la inflación del año.

El panorama no es nada optimista.

Redamf21.com