hit
counter
COLUMNAS: Vaivén Político
Miguel Luna
Miguel Luna
Reportero y cronista radiofónico
junio 14, 2018

Elecciones y fútbol

«Pensar que la selección de México jugará el quinto partido es como creer que Morena es la esperanza de México».

Inició la Copa del Mundo Rusia 2018. Se trata del evento deportivo que atrae al mayor número de espectadores a nivel internacional, incluso más que los Juegos Olímpicos y que el SuperBowl.

Como cada cuatro años, los aficionados mexicanos albergamos la esperanza de que la selección nacional haga un buen papel, y de hecho, confiamos en que jueguen el tan ansiado quinto partido.

El Mundial de Futbol nos dará un respiro y nos distraerá un poco del polarizado proceso electoral, sobre todo cuando juegue el representativo mexicano. A diferencia de lo que ocurre con las campañas políticas que ya nos tiene saturados y divididos, los partidos de futbol del equipo nacional unirán a los mexicanos. Será una catarsis importante ante el lodazal en el que se ha convertido la contienda presidencial, llena de propaganda de odio y mentiras, de propuestas sin sentido y de acusaciones de corrupción.

La «spotización» de las elecciones ya hartó a la mayoría de los mexicanos, que verán en los partidos de futbol un poco de diversión.

A lo largo de los próximos días comentaremos jugadas, penaltis no marcados, fueras de lugar, goles y hasta conoceremos de tradiciones y costumbres de Rusia; ojalá y también celebremos triunfos, aunque lo cierto es que lamentaremos derrotas. Al primer pretexto iremos a celebrar al Ángel de la Independencia y visitaremos a la familia para ver los encuentros del equipo tricolor. La polémica futbolística estará en calles, oficinas, restaurantes y hogares de miles de familias que disfrutan de este deporte…

Dejáramos en segundo plano las discusiones políticas, las haremos a un lado, las cambiaremos por un balón.

Aunque no faltarán los detractores, los que nada les parece (y no me refiero a los de Morena), que saldrán con la cantaleta de que el futbol embrutece a quienes lo juegan o lo ven, que es un distractor para no ver la realidad del país y no sé qué tantas cosas tan absurdas de intelectuales trasnochados…

Es cierto que el llamado deporte de las patadas no a todos gusta, pero lo disfrutan por igual escritores, estudiantes, amas de casa, políticos, obreros, niños y empresarios. Es un deporte universal, que en México atrae tanto a militantes de Morena como del PRI o del PAN. En cuestiones de futbol no hay colores partidistas sino colores de equipos favoritos.

Tan solo hay que ver la cifra de aficionados mexicanos que viajaron a Rusia, 30 mil, lo que significa que México es el tercer país con mayor número de turistas que asistirán a ver esa justa deportiva.

No se debe menospreciar ese dato. El futbol es el deporte nacional por excelencia, por encima de cualquier proceso electoral. ¡Qué ruede el balón!

Por cierto….

Paz o guerra. Los gobernantes más polémicos del muno actual, Donald Trump, de Estados Unidos y kim Jong-un, de Corea del Norte, sostuvieron una reunión cumbre el pasado 12 de junio. No hicieron las paces ni mucho menos. Simplemente iniciaron las negociaciones para una eventual desnuclearización del país asiático. Fue el comienzo de un proceso largo, sinuoso y complicado. Ambos mandatarios tienen su carácter, por lo que no se ve una solución en el corto plazo a la tensión que vive el mundo por la proliferación de las armas nucleares. Pero que se hayan sentado a dialogar ya es un avance.

Miguelo