hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
Marzo 30, 2017

La gasolina, blanco de robos y ordeñas

El aumento de los precios de las gasolinas ha convertido a estos productos en un bien muy apreciado. El costo de llenar el tanque de gasolina de un automóvil con tanque de unos 45 litros cuesta unos 700 pesos. En un camión de carga, o un tráiler el costo es mucho mayor. Por esto no sorprende la multiplicación de los casos de ordeña de ductos de Pemex a manos de bandas criminales bien organizadas. Este ilícito se ha multiplicado. Con el combustible en las manos se ha llegado a presionar a empresas, a transportistas para comprar directamente de estas bandas el combustible. La ruta de los ductos que transportan gasolinas se han vuelto muy pelados por la delincuencia.  El ducto de Minatitlán-México que pasa por el estado de Puebla en el llamado triángulo rojo ha sido escenario de enfrentamientos entre el Ejército mexicano y delincuentes. El pasado lunes 27 de marzo, a orilla de la carretera Puebla-Orizaba, una conocida banda enfrentó a un camión de soldados de la policía militar que volcó y varios de sus ocupantes resultaron lesionados.

No sólo la ordeña se ha multiplicado ante el aumento de los precios de las gasolinas, también el vaciado de los tanques de los camiones de carga de la Central de Abasto, según denuncia de varios camioneros. También los automovilistas sufrimos el hurto de gasolina. Es ya frecuente padecer el robo en estacionamientos o talleres.

Hoy viernes 30 de marzo, inició la liberalización del precio de las gasolinas en su primera etapa en los Estados de Sonora y Baja California. Ahí los empresarios gasolineros  pueden fijar libremente sus precios de acuerdo a sus gastos de transporte, y logística. Desaparece la tarifa máxima que se publica a diario en la página de la Comisión Reguladora de Energía.  La autoridad seleccionó primero a Sonora y Baja California por ser según ellos, los estados que poseen mayor infraestructura de transporte y almacenamiento. La queja de la Onexpo, que es la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo, es que aún no está claro ni determinados los proveedores, Pemex sigue siendo el preponderante en el mercado. Algunos gasolineros que buscan comprarles a otros proveedores dicen no tener aún reglas para hacerlo, no hay tanques, ni ductos que no sean de Pemex. La propia Secretaría de Energía reconoce que no habrá cambios significativos ya que Pemex sigue como único proveedor y distribuidor. Lo malo es que el precio se dispare ante la falta de competencia, aunque la Comisión Reguladora de Energía lo rechaza. La liberalización será gradual a lo largo de todo el año. La Ciudad de México, el Estado de México, y los estados del centro, les tocará su turno hasta el 30 de noviembre.

Hoy la apertura llegó ya y se pueden ver gasolineras con distintas marcas, todas les comparan los combustibles a Pemex, aunque se identifica ya a diez empresas importadoras de gasolinas.

Veremos cómo se mueve el mercado.