hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
marzo 8, 2019

La inflación

El aumento de los precios de las gasolinas, que esta semana alcanzaron precios máximos de 20.59 pesos la Magna, 21.40 la Premium, han empujado la inflación al alza, aunque la última medición del INEGI para el mes de febrero demuestra lo contrario, no solo no subió, sino que bajó menos 0.03 por ciento para un acumulado de 3.94 por ciento, la más baja en los últimos dos años.

Pero basta ir al supermercado o a cargar gasolina para darse cuenta que hay que pagar más dinero por los mismos productos y litros. Los precios extraoficiales han subido por el tema del huachicoleo que ha obligado a transportar las gasolinas en pipas lo que ha encarecido también muchas cosas que se transportan por carretera como alimentos y los productos del campo.

Los precios de las gasolinas han aumentado 6.57 por ciento en estos dos primeros meses y una semana del año. Si hablamos de la Magna ésta ha aumentado hasta 1.75 por ciento según cifras del INEGI. Al término del sexenio de Enrique Peña Nieto, el litro de Magna costaba 19.20 pesos, hoy 20.59 pesos, una diferencia de 1.39 pesos.

La promesa de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador era de no más gasolinazos, que no se han dado, pero sí un aumento en términos reales de los precios de acuerdo a la inflación. Carlos Urzúa, el secretario de Hacienda, dijo que los precios aumentarían de acuerdo a la inflación del año, es decir 4.83 por ciento, pero ya va más del 5 por ciento y no se ve que baje.

Se culpa del aumento al costo de mover las gasolinas en pipas, el aumento del precio del barril de crudo y el tipo de cambio que el viernes cerró en 19.80 venta al menudeo.

El hecho es que la inflación que mide el INEGI y la de los bolsillos no coincide por más que se le dé vueltas.

Twitter/ @arcoma53