hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
Marzo 24, 2017

La primera derrota de Trump

Este viernes 24 de marzo es un día que Donald Trump no olvidará pronto. Hoy la mayoría republicana en el Congreso de los Estados Unidos no alcanzó la mayoría para echar abajo el programa de salud llamado Obamacare y colocar el suyo propio. El sistema de salud de los Estados Unidos no es como el que conocemos nosotros del Seguro Social o el Issste. La manera en que los estadounidenses obtienen cobertura de salud es contratando un seguro de gastos médicos pagado en parte por ellos y su empleador. La idea del Obamacare fue hacer accesible el costo de un seguro a las personas con menos recursos y pagar el seguro entre el Estado, el empleador y el asegurado en una cantidad mínima.

Durante la campaña Donald Trump prometió deshacer este seguro y buscar una mejor salida al cuidado de la salud que costara menos dinero al Estado. Trump calificó siempre al Obamacare como un desastre y prometió cambiarlo. Sin embargo, la propuesta del equipo del presidente Trump no convenció ni aguantó un análisis severo. Se calculó que al menos unos 18 millones de personas quedarían sin cobertura alguna. Para conseguir sacar adelante su reforma de salud necesitaba la mitad más uno de los votos en el congreso, por sí solo el partido republicano no superaba el número, además según cifras de la propia Casa Blanca, faltaron entre 10 a 15 votos para aprobar el plan  y los demócratas todos votaron en contra.

Lo que viene ahora es dejar que el Obamacare se deshaga, así lo dijo el presidente Trump y preparar otra reforma más complicada como la de impuestos. Por lo pronto el rechazo en el Congreso de la primera gran reforma de los republicanos y Donald Trump, deja un aprendizaje. La división de poderes en los Estados Unidos está viva y bien. Lo que quiera el Presidente no necesariamente contará con la aprobación. Así en el mismo caso está la reforma recaudatoria, la migratoria, el muro. El pasar una ley no es tan fácil como ponerla en la mesa y dar por un hecho su aprobación.

El empresario Donald Trump convertido hoy en político se está dando cuenta que las promesas en campaña pueden ser frenadas en el Congreso por falta de consenso y de habilidad política. Hoy puede culpar a muchos de esta primera derrota, pero ¿cómo enfrentar a los votantes que esperaban un cambio en el sistema de salud?

Cuando Donald Trump cumple 64 días en la Casa Blanca está aprendiendo a base de golpes. La reforma de salud era la parte más importante de su campaña, hoy no pasó

. La prohibición a la entrada de habitantes de seis países de mayoría musulmana fue frenada en la corte suprema, el costo del muro no será pagado por México y un escándalo con el tema de espionaje ruso rodea el mandato de Trump.

Ante este panorama se cumplen las palabras de Agustín Cartens, el Gobernador del Banco de México. Él dijo que la presión fue mucha en los mercados y en el tipo de cambio ante la llegada de Trump, pero hoy se ha liberado un tanto ante la realidad.