hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
febrero 8, 2019

Las estancias infantiles

El tema de las estancias infantiles descubre no solo otro filón más de corrupción, aquellos que lucran con los padres de familia, y con los pequeños que requieren de este servicio esencial. Surgido hace cinco años como parte del programa de la Secretaría de Desarrollo Social, otorga recursos a personas que invirtieran en estas guarderías por cada niño que atendían, el programa funcionaba bien para apoyar a personas que se ven en la necesidad de dejar a sus hijos mientras trabajan.

Los pequeños reciben educación, alimentación, entretenimiento dirigido por profesionales. En total hay 300 mil estancias en la República Mexicana registrados ante la hoy Secretaría del Bienestar. Sin embargo, algunos corruptos aprovecharon para hacer negocio e inflar el número de niños que atendían o de plano operar en papel uno de estos centros sin que existiera, pero aún no hay corruptos en la cárcel.

El gobierno de la 4T ofreció en campaña enfrentar a la corrupción y en el camino ha encontrado mucha tela de donde cortar, el robo de combustibles, los aviadores en el gobierno, el regreso de impuestos a grandes empresas, los gastos excesivos y ahora las Estancias Infantiles, aunque su manera de enfrentarlo de desmantelar en vez de limpiar sea cuestionable.

Estamos ante la transformación de un clientelismo y corrupción, por otro igual de grave. Lo dicho por Carlos Urzúa, el secretario de Hacienda, uno de los que tiene la cabeza fría en el equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que el dinero será entregado de manera directa a los abuelos que cuidan mejor a los pequeños. El programa fija que serán mil 600 pesos cada dos meses, los que se entregarán a los padres para que decidan si el dinero va a un familiar o darle el recurso a las estancias lo que conlleva un clarísimo fondo clientelar.

Todos estamos de acuerdo en que la corrupción que padecemos debe terminar, pero esta manera de quitarle recursos a guarderías es equivocada. Ni todos son corruptos y sí afecta a los padres de familia que tienen que trabajar y dejar a sus hijos al cuidado de profesionales, un abuelo en muchas ocasiones está para que lo cuiden y no para cuidar a los nietos.

Para algunos senadores de oposición lo mejor es revisar e investigar donde está el abuso y meter a la cárcel a los que lucren con este tema, pero estamos ante la cuarta transformación.

resumidascuentas@hotmail.com