hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
abril 16, 2019

Lecciones de periodismo

Las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador han traído una nueva manera de informar y comunicar. Los periodistas no estábamos acostumbrados a manejar este volumen de información del ejecutivo.

La norma general era no hablar a medios directamente y la figura presidencial era cuidada con esmero. Hoy el presidente se ha encargado de dar algunas guías para los informadores y marcar su raya.

Cuando era presidente electo hubo una reunión en Palacio Nacional con el presidente Enrique Peña Nieto y ambas fuentes cubrieron el evento, al final el presidente electo les dio una palmadita a los reporteros, les dijo que se “habían portado muy bien”. Esto comenzó a dibujar las relaciones con la prensa, más tarde llegó el calificativo a un segmento de prensa “fifí” y conservadora.

El más reciente golpe con la prensa fue con el comunicador Jorge Ramos que de forma respetuosa rebatió las cifras de inseguridad que manejaba el presidente.

Hace dos días volvió al tema de la libertad de expresión luego de reiterar que en su gobierno se ejerce este derecho, habló de diálogos “circulares” y derecho de réplica, pero dijo algo que no gustó a los periodistas ahí presentes en la mañanera, les dijo que fueran prudentes porque los veían en las cámaras de televisión y si se pasaban ya saben lo que sucede, el público se los cobra.

Un día después aclaró lo dicho. Dijo el presidente que sus palabras se malinterpretaron, dio una recomendación fraterna, respetuosa: “no menospreciar a la gente, ya les he hablado de la fuerza de la opinión pública y se sigue pensando en que se puede manipular al pueblo, pero no. Es la gente la que se los va a cobrar si se portan mal” afirmó.

Lecciones de periodismo en las mañaneras.

Twitter: Arturo Corona/ @arcoma53