hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
septiembre 10, 2018

Los algoritmos que no gustan a Trump

Cuando uno acude a un motor de búsqueda como Google para conocer las últimas noticias de Donald Trump, aparece en menos de un segundo, una larga lista de 708 millones de noticias relacionadas de muy diversas fuentes como la BBC, CNN, las agencias de noticias, periódicos, lo que arroja la búsqueda no gusta al presidente de los Estados Unidos, que amenazó con nuevas regulaciones y les pidió tener cuidado porque se están aprovechando de mucha gente.

Asegura Trump que los motores de búsqueda tienen un sesgo izquierdista y las noticias positivas se esconden. Les acusa de propagar las fake news o noticias falsas, truncan la verdad solo para destacar lo negativo. Google respondió que cuando un cliente teclea las palabras en su barra de búsqueda, su objetivo es brindar la respuesta más atinada y rápida que se pueda, y agrega que no buscan influir en tendencia política alguna y nunca ordenan los resultados para manipular el sentir político, pero los resultados no son halagadores al presidente.

El hecho es que, desde las elecciones del 2016, las redes sociales han estado bajo el escrutinio por la evidente intromisión rusa en el proceso, se analiza cuál es su responsabilidad al darle espacios a grupos extremistas que buscan un claro fin. A diario se borran decenas de cuentas ligadas a grupos rusos e iraníes que buscaban influir, así como grupos o individuos que promueven el odio racial, la violencia.

Lo que Google y los demás motores de búsqueda guardan celosamente son sus algoritmos que no son otra cosa que robots programados que deciden cuál es el contenido más atinado para lo que uno busca. Estas búsquedas son parte del éxito de Google, generalmente son atinadas de acuerdo a lo que se guarda de nuestros gustos, páginas frecuentes.

La semana pasada Sheryl Sandberg, la directora de operaciones de Facebook y Jack Dorsey, presidente ejecutivo de Twitter, testificaron ante una audiencia en el Congreso de los Estados Unidos con una silla vacía de Google.

En Resumidas Cuentas, se analiza el papel de las grandes y poderosas empresas de búsqueda bajo cuestionamientos de manipulación y sesgos que afectan la libertad de expresión. En juego la primera enmienda que protege la libertad de expresión contra una orden del gobierno de los Estados Unidos de obligarlos a regularse.

¿Estaremos ante una censura en las redes?

Redamf21.com