hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
octubre 4, 2018

Los autos en el USMCA

La industria automotriz ha tomado con cautela el anuncio de la conclusión de las negociaciones del nuevo acuerdo comercial de América del Norte. Atrás quedaron las amenazas del presidente Donald Trump, de castigar a las empresas que trasladaran sus plantas a México. La región de América del Norte se establece en el nuevo USMCA como una zona industrial que dará batalla a Europa y Asia, al menos eso se dijo en la Casa Blanca.

El hecho es que los fabricantes de vehículos en México tienen un gran reto para cumplir con las nuevas reglas de origen y comercializar un auto en la región sin pagar aranceles. La primera es aumentar el contenido regional del 62.5 por ciento actual al 75 por ciento. El segundo establece un Valor de Contenido Laboral que especifica que el 45 por ciento de un auto debe de ser producido en una región de salarios de 16 dólares la hora, algo que en el papel nos dejaría fuera de la ecuación, aunque no nos pegará tan mal como suena.

Eduardo Solís, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, la AMIA, afirma que esta regla no significa un incremento inmediato de los salarios a esos niveles, hay un plazo para el 2023 y las armadoras de recientes instalación en México como la Audi en Puebla o la Kia en Nuevo León tendrán dos años más. Hoy un obrero mexicano gana 3 dólares la hora, contra 16 de su similar en Canadá y los Estados Unidos.

Dice Solís Acero que la regla marca que el 45 por ciento de los autos comercializados en la región tendrán que cumplir esta disposición, el 55 restante no. Canadá y en los Estados Unidos comercializan ya el 45 por ciento de la producción lo que cumple con esta regla salarial.

El contenido regional especifica que, de los millones de partes que integran un auto, el 75 por ciento deberá ser fabricada en la zona, esto se cumple en componentes como la carrocería, chasis, vidrios, motores, transmisiones, ejes, pero se vuelve compleja en partes electrónicas, varios países participan como circuitos, computadoras o radios.

Esto que, podría ser un freno, significa un reto para las empresas de autopartes que deberán ser incentivadas por las secretarías de Hacienda y Comercio, así como por los estados para dar las facilidades para instalar fábricas y producir esos componentes en México. El tema de los aranceles, al acero y el aluminio que no fueron retirados en este acuerdo es otro tema que discutir. Ya lo dijeron los de la Cámara del Acero, que es un contra sentido hablar de una relación entre tres, donde uno le sigue poniendo el pie a sus otros dos “amigos”.

Redamf21.com