hit
counter
COLUMNAS: Vaivén Político
Miguel Luna
Miguel Luna
Reportero y cronista radiofónico
junio 25, 2019

Más cerca de la recesión que del crecimiento

La promesa de campaña de López Obrador, de crecer a una tasa de cuatro por ciento anual, está muy lejos de lograrse. Por el contrario, las cosas no marchan como se esperaba y los pronósticos cada vez son menos optimistas. Si bien nos va este año, el PIB será de uno por ciento.

Son muchos los factores que han incidido en esta contención económica. El principal, sin duda, es la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. Esta decisión contrajo la inversión. Y no es para menos, los empresarios no cuentan ya con la certidumbre necesaria para invertir sus capitales en nuestro país.

La postergación o eliminación de las Rondas petroleras, contempladas en la Reforma Energética, también ahuyentó a los inversionistas extranjeros. Saben que su dinero no esta seguro en un país donde el gobierno prefiere la inversión pública que la privada.

Recientemente, la firma financiera inglesa Barclays redujo de 1.2 por ciento a 0.5 por ciento su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2019 para México. Considera que la economía nacional presenta un desempeño peor al esperado y los riesgos a la baja son evidentes. Esta consultora coincide en que esta situación esta aparejada con la mayor incertidumbre respecto de la regulación y la política económica. Barclays advierte que la disminución en el gasto del gobierno representa un factor de riesgo adicional para los siguientes meses.

En mayo se dio a conocer otro dato que aumenta el pesimismo. La caída del empleo. El Instituto Mexicano del Seguro Social reportó que el mes pasado la generación de empleos formales se redujo en un 88 por ciento, en comparación con el mismo mes del año pasado. Es el peor mayo en este rubro desde el 2015.

Pero, las malas noticias no paran ahí. Se acaba de dar a conocer que la producción de petróleo también va a la baja. En mayo, se produjeron mil 663 millones de barriles diarios, 10 por ciento menos que en el mismo mes de 2018. Por segundo mes consecutivo hubo una caída.

El PIB también registró un retroceso, de dos por ciento en el primer trimestre del año, de acuerdo con información del INEGI. Aunque la inflación ésta en promedio en cuatro por ciento y el tipo de cambio se mantiene estable, no son buenas noticias que la economía hay sufrido su peor revés para un inicio de sexenio desde el gobierno de Ernesto Zedillo, con la salvedad de que esa administración arrancó con una fuerte recesión económica deriva del llamado “Error de diciembre”.

Las cosas no pintan nada bien en el gobierno de López Obrador y tendrá que darse un cambio de timón o de lo contrario, el pueblo de México volverá a sufrir las crisis recurrentes del pasado. De nada servirán los apoyos que se ofrecen a las clases más desprotegidas si estalla una crisis, de nada servirán los tres mil 600 pesos que reciben los jóvenes que ni estudian ni trabajan si se desata una espiral inflacionaria.

Aunque el presidente asegure que tiene otros datos sobre el comportamiento de la economía no estaría de más que les echara una revisada.

Por cierto…

Cultura o incultura. En medio de protestas por la reducción del presupuesto al rubro de la cultura, este lunes se llevó a cabo la entrega de los premios Ariel 2019, a lo mejor del cine nacional. Actores, actrices, directores, diseñadores, vestuaristas y productores hicieron un llamado generalizado a que la industria cinematográfica nacional no sufra recortes sino por el contrario se le incentive y se le proteja con más recursos. Por cierto, la noche se la llevó la película Roma, de Alfonso Cuarón. Felicidades a los ganadores.