hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
noviembre 1, 2018

Tiempos de encono

Estamos a un mes exacto de que el nuevo gobierno electo tome posesión y parece como si llevara un año gobernando. Desde las elecciones de julio, han pasado cuatro largos meses en los que se ha manifestado el encono que existe entre sus seguidores y sus opositores, el negro y el blanco.

El que apoya al presidente electo, a pesar de que pueda tomar decisiones cuestionadas y el que lo critica por su manera de hablar y su manera de vestir. Pocas veces he sido testigo de tanta división entre los mexicanos. La sociedad mexicana está transformada en buenos y malos mexicanos, los fifís y los chairos, los que votaron por AMLO y los que no. Hay algunos que se alegran cuando la bolsa cae, los que dicen que estábamos peor antes. Otros aplauden cuando las agencias ponen a revisión la calificación de México y la reducen a negativa, los que se alegran cuando el peso se deprecia y se cuestiona lo que se hace.

Los opositores de AMLO criticaron la boda de Cesar Yáñez, su brazo derecho, y la portada en Hola, algo que chocó contra la línea de austeridad que siempre ha apoyado el presidente electo. También se cuestionó mucho en redes sociales la fotografía de José Ramón López Beltrán en el hotel Villa Magna, en el Paseo de la Castellana en Madrid, donde una habitación cuesta 500 euros la noche. El mismo hotel donde llegaba el presidente Vicente Fox cuando viajaba a Madrid y lo pagábamos todos con nuestros impuestos. Una persona, que estaba en el momento en el restaurante del hotel, ubicó al hijo de López Obrador y lo retrató. ¿Casualidad o consigna para buscar debilidades?

Las redes sociales se han convertido en un medio importante, la información fluye de manera inmediata y muchas veces un ciudadano, sin una formación periodística, se vuelve reportero al subir un video o fotografía de algún hecho impactante, algo que se agradece. Sin embargo, hay momentos en que las redes sociales se vuelven un estorbo como hoy, por el odio y el encono que se puede manifestar abiertamente escudado en el anonimato. La manipulación de la información, la falta de rigor periodístico, aunado al anonimato de una cuenta en Twitter o en Facebook permite a cualquiera esconderse y agredir con vehemencia, al contrario, los ejemplos abundan.

El presidente electo inauguró una manera personal de gobernar, ya dijo que no es florero y el que manda es él, lo que causó más críticas.

Redamf21.com