hit
counter
COLUMNAS: En Resumidas Cuentas
Arturo Corona
Arturo Corona
Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
Marzo 29, 2017

Venezuela acusa a México

Que diría hoy Simón Bolívar frente a su visión de una américa unida que pensó allá por el año de 1826 con la discusión hoy sobre la crisis política y social que se vive en Venezuela.

La petición de convocar a una sesión del Consejo Permanente para analizar la situación en Venezuela fue solicitado por Luis Almagro, el secretario general de la OEA  y 18 países miembros, México incluido. Se pedía aplicarle la Carta Democrática Interamericana al gobierno del presidente Nicolás Maduro si no convoca a elecciones con prontitud. Las elecciones presidenciales están previstas para diciembre del 2018.

Recordemos que el Congreso Venezolano de mayoría opositora, ha buscado por todos los medios legales convocar a un referéndum revocatorio y convocar elecciones. La oposición organizada enfrenta la represión y cerrazón del gobierno del presidente Maduro que ha maniobrado mediante argucias para alargar los tiempos que marca la ley y evitar un cambio de mandato. Opositores como Leopoldo López, están presos desde hace tres años. Su caso se ha convertido en el mejor ejemplo del encarcelamiento de opositores en Venezuela bajo acusaciones fabricadas. Organizaciones internacionales de derechos humanos han exigido la liberación de López y de los opositores presos.

Ante este panorama la OEA con Luis Almagro ha presionado al gobierno venezolano para convocar a elecciones y liberar a los presos políticos. Como manera de presión está la aplicación de la Carta Democrática Interamericana que establece en su artículo 20 que una alteración en el orden democrático de un Estado miembro podrá ser motivo para convocar al Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones convenientes. Este artículo fue firmado por todos los países miembros incluído Venezuela.

En sí no considera la intervención armada, ni la imposición de sanciones económicas o un bloqueo, lo más que puede contemplar es una suspensión de Venezuela de la OEA, algo que ya se vivió con Cuba, medida a la que México se opuso en 1962 y no sirvió para absolutamente nada.

La propuesta en la OEA reunida lunes y martes no prosperó, a lo único que llegaron 20 de los 34 países miembros fue a suscribir una declaración en la que expresaron su preocupación por la difícil situación que atraviesa Venezuela.

México que en 1962 se opuso y votó en contra de expulsar a Cuba de la OEA, hoy secunda la intervención en Venezuela, eso aseguró el presidente Nicolás Maduro. Dijo que habló con el Presidente Enrique Peña Nieto para conocer porque de la decisión de México. Y opinó que México se ha convertido en una punta de lanza del intervencionismo en Venezuela.

¿Deberíamos denunciar la política intervencionista de Donald Trump y la construcción del Muro  y no unirnos a las presiones contra Venezuela?  dijo el Presidente Maduro. ¿Tendrá razón y no es necesario abrir otro frente más a la política internacional de México?

Justo hoy que enfrentamos la agresión y ofensas del Presidente de los Estados Unidos. Ya tenemos bastante.