hit
counter
NOTICIAS
Ahumada y Robles no son víctimas
19 agosto, 2019

La gente no debe creerles nada a Rosario Robles y Carlos Ahumada, no son víctimas del poder. Rosario cuando deja el gobierno de la Ciudad de México deja un desastre económico, lo que pasa es que el mundo pierde la memoria, aseveró la periodista y escritora Olga Wornat.

En entrevista con Julio Astillero, sobre el caso de Carlos Ahumada quien hace unos días fue detenido en Argentina, a solicitud de la Fiscalía General de la República, por defraudación fiscal, señala que lo que se vive en estos momentos, en la vida de Robles y Ahumada, es curioso porque “la historia vuelve a repetirse”.

Y es que tal como en estos momentos, Ahumada señala que su esposa está siendo perseguida por Rosario Robles y el abogado Juan Collado, ambos encarcelados, e incluso asaltaron una casa de su propiedad en la Ciudad de México donde sustrajeron documentos de cajas fuertes.

“El dio dos entrevistas en donde dice que su esposa es perseguida y que robaron su casa, y puedes creer que cuando yo escribo el retrato de ambos (Robles y Ahumada), también habían asaltado la casa, se habían robado cosas y habían tiroteado a la hija, este señor siempre está involucrado en cosas turbias”, apuntó la periodista.

Calificó a Carlos Ahumada como un “tipo” perverso, nefasto en todo, que siempre ha buscado cobijarse debajo de un político poderoso, para hacer algún negocio “no santo”, este es el currículum real de él Ahumada, “un tránsfuga (persona que huye de una parte a otra) de segundo nivel”, quien en dejó Argentina para venir a México.

Destacó que en Argentina nunca tuvo un negocio exitoso, mismo que en su mayoría estaban relacionados con el futbol, además de extorsión sobre todo a políticos, de empresas constructoras, lo que repitió en México con el “ingrediente criminolesco de su relación con Rosario”, dijo.

De Rosario Robles resaltó sus deseos de llegar a la presidencia, y que desde hacia tiempo había dejado su militancia revolucionaria en los pasillos de la universidad y se convirtió en una mujer que le gustaba el dinero, una mujer ambiciosa sin muchos códigos políticos, a quien el poder “la masculinizó y la convirtió en peor de los machismos, con las peores prácticas masculinas de la política”, quien encima de todo se relacionó con Carlos Ahumada y se enamora.

“Me da como un poquito de compasión, pero ella también aprovechó la relación con Ahumada y después lo traicionó”, es una historia en donde ninguno de los personajes es bueno.

Redacción Radio Centro

Foto: Facebook Olga Wornat